Daniel Villalba: las personas, las miradas, los conjuntos

Daniel Villalba
Mar del Plata, 5 de marzo de 1964.

el ser, el hacer
Los hechos traumáticos o de límite… los contextos caóticos me han despertado otra conciencia o el poder creativo. En el año 2008, días después de haber dejado un trabajo con el que estaba sobrepasado, en la cancha de fútbol donde jugaba mi hijo, me di cuenta de que recién entonces lo veía cuando lo miraba. Hacía tiempo que lo acompañaba a fútbol y mi cabeza estaba en otro lado. Al terminar un partido me dijo: “se te fue la arruga de la frente”.
Con el hecho de pintar me pasó algo parecido. Con mi familia vivimos una situación de inseguridad muy violenta en nuestra casa. Las noches posteriores no podía dormir y encontré una cajita de pinturas que me había regalado mi mujer hacía un tiempo. Así empecé, retomé, una actividad que tenía olvidada hacía muchos años. Sólo dibujaba por trabajo, como arquitecto. Y ahí empezó a salir algo que no sé aún muy bien qué es.
Hace años trabajo en la gestión de la Universidad. También soy docente en Arquitectura. Hace 28 años. Dí clase en varias  materias y estuve en distintas cátedras. Me gusta la mirada más general que me dio estar en tantos lugares y siempre ligado a un sentido de poder transformar parte de la realidad que me toca transitar. En la política, en el deporte… Jugué al fútbol desde la predécima hasta primera división donde aprendí el verdadero sentido de la solidaridad, ser parte de un equipo y siempre mirar al otro.

los temas
Mis obras están habitadas por personas. Pienso que son, seguramente, todas las personas a las que quiero y que me hacen ser el que soy, que me quieren, con las que tengo fuertes vínculos de la que me siento responsable. Y, también, un tema recurrente es el de los paisajes urbanos, su geometría e imaginarios, que se conectan siempre con rasgos orgánicos que se repiten, se conectan y se distancian, algo vegetal… como las hojas.

                           

los elementos, los recursos, los canales, el lenguaje
Un poco mi vida transita entre los andariveles del arte y la técnica… entre el sentir y la razón. Tiene que ver con esta hermosa profesión que elegí. La creación, en mí está asociada a estados anímicos y nutrida de sensibilidad. El rojo es un color que me gusta. Y el trazo grueso y oscuro, que envuelve.

las referencias
No soy un investigador de la pintura, pero me conmueve lo que hacen Testa, Frangella… Tengo especial interés por la creación en la época previa al modernismo. Los cubistas, la Bauhaus, lo abstracto. Y… ¿qué más me acompaña? La música argentina de los setenta. Manal, Pappo, Pedro Aznar, David Lebón. Mi primer disco fue “30 minutos de vida” de Moris… Y… el Flaco Spinetta y su legado. Los dibujos de Spinetta también son increíbles, las tapas de los discos: Almendra, Artaud… Esas que hacían renegar a los disqueros porque no entraban en las bateas de LPs.